Tipos de sales del Mundo – Part. I

Sales del Mundo

Tomamos sal constantemente. Todo tiene sal y si no, se la ponemos alegando el típico “está soso”. Hoy por hoy, nos costaría muchísimo por no decir que sería algo impensable vivir y por supuesto comer sin sal. Es tanta nuestra “dependencia” a este condimento que llega a causarnos auténticos problemas de salud por el uso excesivo.

¿Es la sal beneficiosa o perjudicial para la salud?

Como todo, en su justa medida y de buena calidad, no. De hecho, para algunas cosas, la sal es realmente beneficiosa. Su fórmula, NaCI (cloruro sódico) nos muestra sus auténticas propiedades que nos ayuda a fortalecer los músculos y su desarrollo, aporta magnesio al organismo, mejora la salud cardiovascular, beneficia el sueño, mejora el rendimiento cerebral y evita la retención de líquido entre otros puntos.

Pero, si la sal tiene todos estos beneficios, ¿por qué tiene tan mala fama?

En realidad no es por la sal en sí misma sino primero, por el consumo tan excesivo que hacemos de ella pero sobre todo, lo negativo de la sal es la tipología que ingerimos día a día. La tomamos de mala calidad o totalmente procesada. La sal de mesa que tenemos en nuestros saleros o que consumimos en los restaurantes es una sal absolutamente procesada. Es cuando pasa por determinado proceso artificial con el fin de conseguir su textura fina (la sal fina de mesa) y “refinada” cuando comienza a ser realmente perjudicial.

La sal autentica proviene de la única roca comestible para el ser humano y representa, seguramente, el condimento más antiguo tanto que su evolución ha marcado muchas veces el transcurso de la historia según la conocemos siendo el eje de economías por sus impuestos, causante de guerras, etc.

Pero a pesar de la mala fama que tiene la sal, esta es realmente fundamental para nuestra vida y organismo. Y si decimos fundamental nos quedamos cortos porque la realidad es que es, esencial. Sin la sal nuestro metabolismo tendría auténticas dificultades para digerir las comidas y todos los nutrientes que tomamos no serían absorbidos. Por eso, si perdemos sal, debemos remplazarla de forma inmediata.

¿Cómo solucionar lo “perjudicial” de la sal?

Tomándola, eligiéndola y consumiéndola de alta calidad y jamás, procesada (es decir la típica de mesa que conocemos). Cuanto más fina nos llegue a nosotros, de peor calidad es. Así solucionaremos todos los inconvenientes que puede traernos la ingesta de sal y disfrutaremos de todos sus beneficios que son muchos.

La sal tiene un sabor único, a todos nos gusta porque aporta algo único a nuestras recetas. Además ayuda a las verduras a como se llama comúnmente “sudar” algo muy bueno cuando se cocina y cohesiona sabores. Tomemos sal, todos la necesitamos y la cantidad adecuada es de 2 gramos al día para una persona adulta y saludable. Podemos tomarla directamente de los alimentos que la traen o elegir aquella que más nos guste.

Clases de sal en el mundo

Perla de sal de Namibia:

Una nueva textura única y sorprendente, diferente a lo que habías probado hasta ahora en sales. Un bocado “duro”, consistente e intenso en cada perla de sal. Incluye en tus platos el toque más inesperado para tus invitados.

Las Perlas de Sal de Namibia son poco conocidas y ganarás muchos puntos si las incluyes en tus recetas. Potentes al máximo, sólo necesitas una dosis muy pequeña para conseguir un gran sabor. Únicas por su procedencia: las aguas más profundas y puras de la Antártida y con historia en cada componente.

Una sal que viaja hasta la Costa de Namibia donde bajo un intenso sol, se recolecta para que llegue a nosotros en un estado puro y auténtico. Será como tener un trocito del paraíso de hielo en tu mesa derretido con cálido sol africano.

Sal azul de Persia:

Sólo su nombre ya nos traslada a un mundo de lujo y exotismo y es que la Sal Azul de Persia, originaria del lejano Irán, tiene unas cualidades únicas y especiales que merece y mucho la pena descubrir.

Sal de montaña (de Irán), montaña que tiempo atrás fue bañada por el mar precámbrico y que creó esta sal única, reconocida en el mundo por el tono azulado de sus escamas, resultado de la fosilización del mineral silvinita que conforma esta sal desde hace 260 millones de años. Mineral que siempre vemos en tonos rosados y que encontrarlo en azul es un fenómeno realmente extraño de ahí su impresionante valor.

La Sal Azul de Persia se caracteriza por un sabor intenso que conjuga a la perfección con un tono dulce único en las sales, una textura crujiente y una sal muy seca. Es perfecta para carpaccios, pescados, salsas y gracias a su toque alimonado, es ideal para decorar cócteles.

En cuanto a beneficios para tu salud, que también los tiene, destaca su alto porcentaje en hierro (fantástico para el organismo y especialmente para las mujeres por la pérdida habitual de este mineral), calcio (muy apropiado para los huesos) y potasio (que siempre todos solemos tener deficiencias). Utiliza esta sal en tus recetas y prueba en alguna ocasión a sustituir la sal blanca habitual por esta azulada, te sorprenderá.

Sal blanca en escamas:

Sal blanca, única, pura, sin añadidos… Sólo Sal pero qué Sal.

La Sal Blanca en Escamas es una, por no decir, la sal más pura y auténtica. No necesita de extras, ella misma es poderosa pero a su vez delicada, crujiente y fina… Sin duda, un condimento que hará diferente a tu plato. Su creación responde sólo a procesos naturales como la evaporación y la fosilización.

Ningún componente químico ni industrial participan en la obtención de esta Sal Blanca en Escamas. Con esta sal de potente sabor pero de justo “salado” podrás sustituir la sal común de mesa por una de más calidad, más natural y más auténtica. Huye del yodo y pásate a una sal sin aditivos. Además, con su sabor suave pero intenso a la vez, notarás la diferencia en tus platos y no querrás ni podrás dejar de usarla.

Es perfecta para todas tus recetas, sin excepción porque es pura… Carnes, pescados, ensaladas, sopas… Se atreve y triunfa con todo. Y a pesar de lo que siempre escuchamos, la Sal también es beneficiosa para el organismo, siempre en su justa medida y consumiéndola de forma equilibrada: – Es muy positiva para los músculos. – Ayuda al crecimiento y desarrollo del cuerpo. – Es un gran aporte de magnesio. – Es excelente para la mejora de la salud cardiovascular. – Permite dormir mejor. – Potencia el rendimiento cerebral. – Evita la retención de líquido. Te recomendamos siempre, poner un poquito de sal en tu vida pero por supuesto, que sea de excelente calidad y lo más pura posible.

Sal roja de Hawaii:

Viniendo de Hawaii, el paraíso del sol y la playa, esta Sal sólo puede aportar beneficios en sabor, olor y para nuestro organismo. Es de un intenso color rojo y su contenido en minerales superior al de otras sales, la hace especialmente requerida no sólo con fines culinarios sino también para tratar o mejorar determinadas dolencias, poniéndole sabor a los platos a su vez.

Conocida también como la “alaea” precisamente porque su componente presente en mayor medida, la Sal de Hawaii es arcilla blanca volcánica “sagrada” de las islas hawaianas, usada en su origen no sólo como condimento en la cocina sino también para, según las creencias más ancestrales, bendecir lugares, limpiar o purificar espacios e incluso, para fines medicinales. A pesar de que su olor no es el más agradable, bien merece la pena pasarlo por alto y probarla en cualquiera de tus platos.

Muy atractiva visualmente llenará cada receta de suaves sabores similares a los frutos secos. En aspectos medicinales y de aportes para la salud, debemos destacar su aporte superior de óxido de hierro más, nada menos que 80 minerales y oligoelementos en cada escama, que seguro y comprobado ayudan a tu organismo a estar equilibrado.

Esta sal es una de las más puras en su propio origen y para su producción mantiene un absoluto respeto de la naturaleza y ecosistema que la acoge. Disfrútala porque es realmente especial, única y con ella conseguirás un sabor que antes no habrás probado y por supuesto, no olvides lo beneficiosa que es para tu organismo. Utiliza el molinillo en tarro de cristal para consumirla fresca y en su mejor estado.

Sal del Himalaya:

El Himalaya, el templo de muchos por su altitud y su energía única nos regala esta preciada Sal para condimentar, de forma excepcional, nuestros platos y recetas. Un sal rosada – anaranjada considerada la más pura y liberada de contaminantes que podrás encontrar en el mercado y es que en el Himalaya es lo que más se puede esperar: pureza. Originaria de Pakistán, de la mina del distrito de Jherum, llega a nosotros en forma de cristal rosa lista y preparada para molerla en el momento justo de su consumo.

Es especial, es única y por eso, no te será fácil encontrarla pero nosotros la traemos y en tarro de cristal para que guarde todo su esplendor. Si por algo es rica y admirada es por su elevado contenido en minerales y componentes… todos naturales y es que cuenta con 84 nada más y nada menos entre los que podemos destacar el magnesio, potasio, sulfuro, hierro, manganeso, flúor (poco visto en otras sales o especias), yodo (natural), cromo y así hasta enumerar los 84. Si quieres encontrar la mejor alternativa en calidad, composición y naturaleza a la sal de mesa habitual de supermercado, la Sal Rosa del Himalaya es, siempre, la mejor elección. Deja la sal de mesa, opta por una de mejor procedencia y ganarás en salud.

Usa la Sal Rosa del Himalaya para tus platos, para cualquier receta pero siempre, recién molida pero además, para tu salud, te aportará grandes beneficios: – Ayuda al reúma así que prepara un buen baño caliente con estas sales y sumérgete en ella durante media hora. Notarás el alivio rápidamente. – Revitaliza la piel y renueva tu energía natural. – Descongestiona tus vías respiratorias y tu garganta. Haz gárgaras con un preparado de agua y esta sal. – Elimina impurezas de la piel como el acné. Como siempre, recuerda que a pesar de sus beneficios, es sal así que su consumo, en su justa medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *