Hierbas aromáticas en la cocina

HIERBAS AROMÁTICAS EN LA COCINA

En la cocina utilizamos muchos ingredientes que convierten a nuestros platos y recetas en excepcionales. Son realmente regalos gastronómicos que consiguen que cualquier receta que pensamos es “básica” sea extraordinaria llevándola a otro nivel. Las especias son uno de estos ingredientes que siempre debemos tener muy presentes pero por supuesto, algo que cada vez está más involucrado en nuestro día a día gourmet son las Hierbas Aromáticas. Haberlas, hay infinidad y sus usos, pueden ser como siempre, al gusto pero si nos ponemos bien a ello y estudiamos sus innumerables posibilidades, podemos llegar más que lejos en nuestras recetas.

Vamos a hacer un amplio repaso por las hierbas aromáticas utilizadas en nuestra cocina. Lo haremos por partes, por entregas así que permanece muy atento a nuestro blog para no perderte nada.

Albahaca: Es una de las hierbas aromáticas que más suena pero que en realidad, menos utilizamos y es que no ha sido demasiado habitual en nuestras cocinas sino que es más típica de la cocina italiana.

Su sabor es muy delicado y su conservación, muy sencilla también.

Es originaria de la India y de las zonas tropicales de Asia.

Se suele utilizar fresca o seca y con ella puedes elaborar aceite (de albahaca) con la que aliñar tus ensaladas, pastas, pizzas y en seco, añadirla a tus carnes y pescados.

Te quedará genial si la añades a tus sandwichs dándoles un gusto extraordinario.

Y por supuesto, en tus salsas, será el toque especial.

Entre sus beneficios para la salud tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, sedante a la vez que estimulante (te ayuda a equilibrar tu sistema nervioso) y contiene aceites esenciales, taninos, flavonoides y antioxidantes.

 

Orégano: ¿Qué sería de nuestras pizzas y pastas sin un poquito de orégano? Seguramente no nos sabrían igual y es que el orégano es también otra planta aromática muy típica de Italia y que nosotros usamos sobre todo, cuando preparamos recetas inspiradas en su gastronomía pero el orégano tiene muchos otros usos y preparados en los que también es más que apropiada.

Se puede usar también fresco o seco, según se necesite o apetezca. Es una de las aromáticas con aroma y sabor más intenso.

Es perfecta para regular el nivel de azúcar en sangre (perfecto para los diabéticos), ayude a regular y reducir el colesterol y además, previene el cáncer de colon.

En los síntomas de resfriados ayuda a suavizar la irritación de garganta y el libera a nuestro sistema digestivo de problemas cotidianos.

 

Romero: El romero es una de nuestras plantas aromáticas más típicas y habituales. Nos encanta y es que cuando una casa huele a romero, da la sensación de que huele a limpio, a puro y todo el espacio transmite una sensación única.

Beneficios, innumerables y es que tomarlo en infusión, en aceite balsámico o directamente fresco o seco sobre nuestras recetas, puede ayudarnos en diversos aspectos como los estomacales (reduce las flatulencias gracias a sus propiedades carminativas), mejorando las digestiones (es perfecto tomar una infusión de romero después de las comidas); también alivia los dolores de la menstruación; reduce la irritabilidad, los dolores de cabeza…

Para los aspectos respiratorios también es muy bueno ayudando en el asma y reduciendo la inflamación pulmonar.

*Eso sí, al consumir romero también hay que hacerlo con cuidado ya que un exceso puede causar problemas en la piel como eccemas, dermatitis o incluso, gastroenteritis. Lo adecuado para infusiones es poner 10 gramos de romero (que ya es suficiente porque pesa muy poco) en un litro de agua y llevar a hervir. Dejar reposar durante 5 minutos y no tomar más de 2 tazas de esta infusión al día.

 

Perejil: Quien pone perejil en su receta está poniendo alegría en cada plato. En nuestra cocina no es que sea un típico sino que es un imprescindible.

Siempre hemos visto a nuestras abuelas, tías, madres y todo el que cocinara en casa, poner al final de cada preparado, un toquecito de perejil y es que además de dar color, también suma sabor y aroma a nuestros platos.

Pega con casi todo por no decir… con todo y además, tiene innumerables beneficios para la salud como que ayuda a tratar la hipertensión, es un antioxidante muy potente, además es diurético (ayuda a eliminar líquidos) y es usado para la osteoporosis y la hipertensión.

Puedes consumirlo en crudo en tus platos preferidos (pega en ensaladas, en pescados, en cremas de verduras, en verduras a la plancha…), también puedes hacer infusión de perejil (tómala antes de las comidas para tener buenas digestiones) y también puedes hacer tu propia aceite aromática.

 

Hierbabuena: También es otra de las habituales de nuestra cocina y su uso se extiende incluso un poco más que en el caso del perejil y es que la hierbabuena también pega más que bien en los postres y platos dulces. A quién no le gusta un buen té moruno con su dosis extra de hierbabuena o no le ha puesto a un bizcocho de naranja su ramita de hierbabuena encima. Pero es que además, un buen caldo con sus hojitas de hierbabuena le da un toque único y especial… Muy de casa.

Además de estar muy rica, la hierbabuena tiene muchos beneficios para la salud lo que la hacen mágica y siempre presente en nuestras cocinas. Ayuda a reducir los dolores menstruales; es muy efectiva en las malas digestiones; ayuda a paliar los problemas nerviosos; en infusión y con aceite de oliva, alivia las quemaduras; elimina por completo el mal aliento; y es una relajante infusión que nos ayudará a conciliar el sueño y que este sea además, reparador.

 

Hasta aquí esta primera entrega de hierbas aromáticas. No te pierdas las próximas que seguiremos ampliando información.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *