Aliños para ensaladas: Parte I

aliño ensaladas

Comienza la buena temperatura, el sol más intenso, el calor… Y a todos nos apetecen comidas más fresquitas, más ligeras y livianas. Comienza la temporada de sopas frías (que las veremos en otro post) y por supuesto, las ENSALADAS. Y es que además de que el calor nos quita el hambre o no nos apetecen las comidas tan copiosas, también estamos pensando en quitarnos rápidamente esos kilillos de más que hemos acumulado con los potajes y cocidos del invierno. Y es que estar divinas y divinos para la playa / piscina, es imperativo y no por lo que piensen los demás, sino por sentirnos a gusto con nosotros mismos. Por eso, las ensaladas cobran su máximo protagonismo en esta época. Son una fuente muy amplia de nutrientes porque las frutas y verduras que incluimos están frescas y conservan todas sus cualidades. Pero para que tengamos variedad y no se haga aburrido, la clave está en combinar muchos ingredientes y por supuesto, en añadir ALIÑOS atractivos, diferentes y por qué no, atrevidos. Esta primavera y verano, sorprende a tu ensalada.

¿Cómo construir tu ensalada perfecta?

Ya sabes que la ensalada permite “todo lo que le eches” y es que es un plato súper agradecido a todas las combinaciones posibles. Ya sea fruta, verdura, legumbres, carne, pescado, encurtidos… ¡Todo lo que quieras es bienvenido! Y además, lo mejor, es que quedará perfecto. Por ponerle, no sólo te lo recomendamos sino que es realmente bueno para tu organismo… Añade cereales (quinoa, arroz, pasta integral…).

Lo primero que debes tener claro para hacer una buena ensalada es que como cualquier plato, necesita su tiempo. Que ninguna de tus comidas sea algo… Improvisado porque no tienes tiempo. Disfruta de lo que preparas porque luego es lo que vas a comer. Si no te atrae, si no te gusta… Tendrás hambre en muy poco tiempo.

Elige los ingredientes que tienes disponible o que deseas incluir y haz una composición con los mismos. Incluye una base “interesante” y potente con pasta integral, cereales (quinoa, arroz integral, lentejas…) y después ve añadiendo ingredientes diferentes. Todo lo que quieras: Verduras frescas, verduras salteadas, carne (pollo a la parrilla en tiras por ejemplo), pescado (atún, gambas salteadas, gulas, salmón…) y los extras, ¡ay, qué sería de una ensalada sin extras! Pipas de calabaza, semillas de amapola, queso, aceitunas, maíz, granada, plátano, manzana… El etcétera es tan amplio que no tendríamos espacio para detallarlo todo.

Y a partir de aquí, añadir aliños mucho más atractivos y divertidos para que todo sea más rico.

Aliños para tus ensaladas

En estas recetas de aliños vamos a repasar desde los más básicos y habituales que no por eso menos ricos hasta los más “currados”. La elección es tuya.

Vinagreta

Es el más clásico, el habitual, el que siempre usamos pero tú puedes darle tu toque. Lleva vinagre, aceite, sal, pimienta… ¿Dónde está el secreto? Mezcla la sal y la pimienta con el vinagre y después, añade el aceite (3 partes de aceite por 1 de vinagre). Haz la emulsión a parte y luego, añádela a tu ensalada. Lo que sí, por supuesto, Sal y Pimienta, de la buena y siempre puedes dar un toque con el aliño de ensaladas. Es rápido, fácil, con un gusto extraordinario.

Aliño francés

La base es el aliño anterior añadiendo el toque innovador de los vecinos: Mostaza y miel. Dará a tu ensalada un toque dulzón único y que seguro, te encantará. Va enial con las ensaladas de hoja verde.

Salsa rosa

Es otra de las habituales y perfecta para los preparados que incluyen pescado, marisco y similares. Con la base de la mayonesa, añade un poco de kétchup o tomate (según lo natural que la quieras) y mézclalo bien. No olvides el chorrito de whisky y el poquito de zumo de limón, que salsa rosa no solo porque sea rosa. Tiene algo que la hace única y son estos dos ingredientes estrella.

Crema agria

La habrás visto en numerosos platos de restaurante sobre todo en los mexicanos o de comida “rápida”. Está súper buena y puedes hacerla tú mismo con ingredientes de calidad (y dejar de ser algo de fast-food). La crema agria está súper rica y te va a encantar si aún no la has probado.

Sus ingredientes son: yogurt natural (mejor sin azúcar), mostaza, vodka (muy muy poco), sal y pimienta, eneldo picado, cebollino picado. Mezcla todo muy bien hasta que tengas una pasta y añádela a tus platos.

Vinagreta de frutos rojos

Con la base de la vinagreta convencional, añade unas gotas de limón para conseguir la mezcla perfecta y además, mermelada de frutos rojos. Para que la mermelada tenga la textura perfecta, dale un golpe de calor en el microondas pero que sean unos segundos. Después, mezcla todo bien y listo. Viértelo sobre tu ensalada.

 

Con estos cinco aliños ya tienes opciones suficientes para ir variando en tus ensaladas. Las especias son tu gran aliado. Muy pronto volvemos con otra nueva entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *